martes, 9 de diciembre de 2014

Maratón Málaga

Y llegó el gran día.

Sabía que estaba perfectamente preparado para terminar una maratón. No había podido entrenar todo lo que hubiese querido, en parte por el trabajo y en parte por un par de lesiones, pero para terminarla no tendría problema. El mayor problema, el fondo. Mi máxima tirada había sido de 22kms, era poquísimo. Había llegado algunas semanas hasta 81kms pero en tiradas de 10-12-14, con lo cual, sabía que el fatídico muro llegaría y ni mis piernas ni mi cuerpo estarían preparados para ello.



Llegué a Málaga con mucha ilusión, mi primer maratón, única y exclusivamente a disfrutarla. Tanto es así, que en ningún momento hice de profesional, comí lo que quise, nada de piernas en alto ni reposo absoluto. Estuve todo el sábado paseando por esa preciosa ciudad y comí lo que se me antojó, con algo de moderación pero en definitiva lo que me apetecía.

Llegó el día esperado en los últimos 4 meses y para nada estaba nervioso, el trabajo estaba hecho y sólo quedaba el último entrenamiento, el definitivo. Amaneció un día frío, como a mí me gusta. 

Mi amigo Luis con una periostitis sólo me pudo acompañar hasta el km14, se encuentra en un curso de ascenso en el trabajo y el riesgo era alto, así que lo lié como pude para que hiciese los primeros 14 conmigo y luego abandonase.

Hasta el km14 íbamos pletóricos, el ritmo era cómodo, entre risas, videos con la GoPro y paisaje, lo teníamos todo hecho, era la mayor nube en la que había estado jamás. Ritmo 5´20´´ muy cómodo. Pensé que me afectaría la retirada de Luis, pero justo al dejarlo, encontré un grupito de mucha gente, con muy buen entendimiento, un ritmo casi exacto km a km y con mucho compañerismo, el objetivo era claro, poder arañar algunos segunditos cada km para cuando viniese el bajón, poder llegar antes de las 4h, incluso cuando iba en este grupo, llevábamos el globo de las 3h 45´ detrás de nosotros.

Llegamos a la media maratón, 1h 53´ me encontraba bien, muy muy bien, quizá las piernas ya se notaban, pero en este grupo se me pasaban los kilómetros muy rápidos en un circuito que del 20 al 27 se hace algo pesado, la escasez de gente a lo largo del recorrido y las vistas no demasiado bonitas. Km25-27 y nos adentramos de lleno otra vez en la ciudad, tal y como era de esperar empiezo a notar las piernas cansadas, me faltaba fondo y lo iba a pagar caro. No paro hasta el 30, sabía que allí estaba Luis y las niñas, había echado algo sagrado a la mochila, una lata de CocaCola. Veo a Cristina, parada rapidísima, trago de CocaCola, vacío un sobrecito de Isostar en una botella de agua que había cogido en un avituallamiento previo y a seguir. Las sensaciones no eran malas pero la fluidez no era la misma.

Km 31-32, me sorprende que no me haya topado con el muro y justo mientras voy sorprendido y no... MURO, km33. Subida larga y tendida, muy muy suave pero subida de 3kms hasta el 36 en la que mis piernas revientan. Y cuando digo revientan, es que me van a explotar los cuádriceps. Tengo que caminar, no soy capaz ni de bajar de 6´ y rápidamente me pongo a pensar qué hago mientras me pasa el globo de 3h 45´. No lo puedo seguir, entro en una crisis tremenda y necesito una solución rápida. Lo primero que se me pasa por la cabeza es lo típico de dividir el recorrido en partes pequeñas, así que decido correr 1,2kms y trotar 200m. No hay ningún motivo para elegir esas cifras, es lo primero que se me viene a la mente y así lo hago. He comido y bebido bien, así que la pájara estaba totalmente descartada, tampoco estaba vacío, el problema era únicamente de piernas. Hacia el km 38 me pasa el globo de 4h, lo aguanto apenas 200m y lo tengo que dejar marchar. No me importaba en exceso, pero hacer sub4h en mi primera maratón era un sueño.

Finalmente y ya por el centro de Málaga, me vengo un poco arriba, he recuperado algo y la gente no para de gritar, de animar, de aplaudir, es algo espectacular, muy pero que muy emocionante. Km 41 y ya lo tengo hecho, el último kilómetro cabeza bien alta y a disfrutar, que se me vea entrar feliz y con la satisfacción del trabajo bien hecho, sé que en la preparación cometí un gravísimo error de no hacer al menos 2 tiradas largas, pero ha sido un problema ajeno a mí.

Y por fin, META. 4h 09´, entro con los brazos en alto en señal de victoria, mi victoria. Soy inmensamente FELIZ y no olvidaré el 7 de diciembre de 2014 jamás.



video

En cuanto a la maratón en sí, fuera aparte de todas las críticas sobre los 27 descalificados, el recorrido estaba sin marcar, poca gente en los cruces, no había conos ni pancartas, ni señalizaciones de desvíos, ni el trazado marcado, nada.

Por otra parte, lo único sólido en toda la carrera, 1/4 de plátano en el km30-35-40, me parece totalmente insuficiente. Ninguna otra fruta ni barrita, nada.

El recorrido estaba muy mal medido, me salieron 43,1 kms. Vale que siempre hay un desfase de 300m aprox, pero 800m me parece excesivo por GPS. Al parecer a varios cientos de corredores les pasó lo mismo.

El reparto de las camisetas de finisher lamentable. Es inadmisible que se le de una camiseta a una señora para su nieto, entre otras cosas. 

Contento con la experiencia, sobre todo por ser mi primera maratón. La ciudad es MARAVILLOSA y PRECIOSA, los voluntarios EXCELENTES, pero la organización, es bastante deficiente.


6 comentarios:

  1. ¡Enhorabuena por la carrera compañero!

    Siempre gusta comparar puntos de vista, toca quedarse con lo positivo y esperar más y mejor el año que viene ;)

    ResponderEliminar
  2. ¡Gracias Corredor Errante! Espero que tu preciosa ciudad consiga una maratón como se merece, ojalá, y que yo pueda volver para verlo y vivirlo ;-)

    ResponderEliminar
  3. Enhorabuena Alberto! Quedate con la parte positiva. Eres finishers y eso es algo muy grande. El maratón de Málaga ha reconocido errores y ya es un paso para que mejore ;-)

    ResponderEliminar
  4. He visto que han reconocido el error con los 27 descalificados, además pretenden pintar la famosa línea azul, ya veremos.

    Lo que está claro, es que debe mejorar mucho si quiere estar a la altura de las mejores maratones.

    ¡Un abrazo Javier!

    ResponderEliminar
  5. Enhorabuena por el carrerón que te marcaste y bienvenido al club de los maratonistas. Me ha gustado mucho tu crónica, especialmente por tratarse de alguien que estaba corriendo su primera maratón. No te obsesiones con las marcas y termina disfrutando, que es lo importante. También está genial la crítica que has realizado del evento. Fui uno de esos corredores a los que le salieron 44,2kms al terminar la carrera, el avituallamiento podrían haberlo puesto antes y coincido contigo en el tema de las camisetas. ¿En serio una camiseta para su nieto...? En fin...Ahora a descansar y a pensar en tu próximo objetivo. Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias Medrunning, ya tengo en mente más y más, de momento recuperar :)

    Estoy muy contento con mi primera maratón, especial como yo esperaba. Con respecto a la crítica, pienso que una maratón de ya una envergadura considerable no se puede permitir errores de este tipo, espero una notable mejora para el 2015 :)

    Un abrazo compañero

    ResponderEliminar